Escalada, Riazor y Pinchos 2014.

La cosa empezó como un día normal de escalada en Riazor, muchas caras conocidas, pero también muchas caras nuevas.

Cómo siempre un montón de rutas por probar, travesías con transferencia a roca garantizada, las de blancos, la amarilla/negra, las grises, la de presas rojas nuevas, que si verdes nuevas pie/mano, yo mejor pie libre que no sé, los desplomes un pegue rápido.  Grigri o cinch, yo mejor placa de toda la vida.

Qué hacía tanta gente por el Rocódromo de Riazor hoy? Pues después de un año de sudor, esfuerzos, pegues, vuelos, lances y encadenes, había que brindar con toda la gente que te aseguró el día que hiciste el techito por primera vez, los que te dijeron que mejor ir de izquierda y pie contra el diedro y funcionó, el vuelo sin motor la primera vez que aseguraste a alguien en un desplome…

Entre este fiambre que llevo yo, yo tengo una botella para brindar, esa tarta casera deliciosa, me sale una tortilla excelente, quién trae un poco de pan, quedó un pincho apañadito. Y para el final, el brindis, obviamente a nuestra salud y por la amplicación del Rocódromo, que el pobre ya no da para tanta gente.

Brindis Roco Riazor 2014
Brindis Roco Riazor 2014

Pd: Al final el calcetín perdido apareció, menos mal, ya estabamos pensando que el monstruo de los calcetines venía también a trepar asiduamente.