Soy un hombre nuevo!

Qué mejor manera de relajarse antes de salir para la expedición del Thalay Sagar 2015 (este viernes, empieza la aventura) que ir un fin de semana al Picu.

El desafío reside en la cara oeste del Picu , “Soy un hombre nuevo”, vía difícil, sobre todo si amanece nublado y húmedo.

Soy un hombre nuevo
Soy un hombre nuevo

La salida el viernes a las 5:00 hacia collado Pandebano dirección Vega de Urriello fue bajo la lluvia, las “buenas noticias” desayunando en el refu el sábado son que probablemente lloverá a medio día.

Con esta previsión, lo mejor acercarse a pie de vía y evaluar de primera mano. Siendo la decisión rápida y simple. Malo será!

Unos compañeros vascos ya están en el primer largo, la única cordada en toda la cara, así que lo importante ahora es bajar a por el material y ponerse a ello.

Sobre las 10:45 empieza la ascensión, Fausto de primero, porque un par de vías tienen un grado elevado.

El Maestro
El Maestro

A la altura del tercer largo, primera sorpresa del día, un montón de piedras nos asustan, uno de los vascos ha volado 15 mts con una laja.

El compañero que aseguraba sufre la peor parte, al ser levantado de la reunión por la fuerza de la caída tiene la mala suerte de que la roca le causa un profundo corte en la mano y se tienen que bajar.

Nosotros decidimos continuar nuestro paseo entre las nubes, no llueve y la esperanza es ver el sol desde la cima.

Fausto lucha contra la roca, un año sin atarse haciendo bloque hace que el dicho de mejor maña que fuerza cobre una dimensión nueva.

Subiendo poco a poco, largo tras largo, al final se llega a la gran travesía, el cansancio empieza a pasar factura y la memoria empieza a intentar engañarte, quedan dos largos o tres?¿?¿? Ahora viene uno muy duro no?¿?¿?

Fausto ni lo duda. Al final salen 3 largos más y llegamos a terreno conocido de la “Directísima”. El pegue ha salido perfecto.

La llegada al refu plantea un nuevo dilema. Bajamos o nos quedamos y  dormimos? El cansancio pesa y preferimos dormir.

El domingo temprano la decisión es bajar con el coche hasta Pandebano (ojo con los atascos veraniegos, parece mentira pero casi nos salimos de pista).

Como hay tiempo lo mejor es ir al Cueto Pampín en la zona de Fresnidiello, seguir el consejo de Jacobo y disfrutar del segundo largo de la vía “Directa”.

Esta vez toca de primero hasta la primera reunión, para que Fausto escale el segundo largo. Buenísmo, un gran consejo de Jacobo, es un largo memorable.

Hay que volver! Esa es la sensación que nos queda una vez hecho. En este cueto hay tres vía muy recomendables obra de nuestro amigo asturiano Eduardo González, enhorabuena por un gran trabajo.

Vaya paseo
Vaya paseo

Antes de pensar en volver, lo mejor bajar al río, rehidratarse, hablar un rato sobre las subidas, los largos, un par de notas mentales para luego intentar transcribir las sensaciones grabadas en la memoria y vuelta a casa porque ya se acabó el fin de semana y la realidad empieza a llamar a la puerta.